•  
  •  
 

Abstract

La crisis de 1898 fue, ante todo, una crisis de identidad nacional, lo que se puso de relieve no sólo con la emergencia de los nacionalismos periféricos, sino en las profundas deficiencias del proceso de “nacionalización de las masas”. En la obra del joven Ramiro de Maeztu, el problema de España iba a cobrar sentido concreto en el análisis de las relaciones sociales, políticas y económicas en la subdesarrollada sociedad española finisecular. En la primera etapa de su larga trayectoria intelectual, Maeztu aspiró a ser el teórico de una nueva España, de una transformación de la sociedad española en el sentido y la lógica de un nacionalismo proyectivo y moderno, garante de su consolidación como proyecto nacional unitario, al igual que de su progreso social y económico. De ahí su interés por el logro de la “nacionalización de las masas”, a través de la educación, del arte, la literatura, etc.

Share

COinS